DINOSÁHARA
dinosaurios del Cretácico del Sáhara
dinosauria@dinosahara.com

 

HISTORIA DE LOS EXPLORADORES Y SUS DESCUBRIMIENTOS

 

Mapa del desierto del Sáhara de 1800
Mapa de 1800 del desierto del Sáhara,
imágen de Aaron Arrowsmith bajo dominio público en Wikimedia Commons

 

     Las diversas formaciones cretácicas que se extienden por todo el Norte de África, desde Marruecos a Egipto y hacia el Sur hasta Níger y Sudán, han sido objeto de estudio desde finales del siglo XIX. Así entre 1898 y 1900 tuvo lugar una expedición francesa, la llamada Misión Foureau–Lamy, liderada por el oficial François Lamy y el explorador Fernand Foureau. Partió de Argelia y atravesó el Sáhara de Norte a Sur. Sus hallazgos se publicaron posteriormente en una gran obra compuesta por dos volúmenes y que contiene secciones sobre geografía, meteorología, etnografía, botánica, zoología, geología y paleontología. Sobre esta última matería se incluye el estudio de un enclave argelino, Djoua, por el que habían pasado en Noviembre de 1898 y en el que se habían recogido algunos fósiles que son descritos por el paleontólogo Emile Haug. Se identifican restos de peces, tortugas y, por primera vez, dinosaurios en base a una vértebra caudal y fragmentos de grandes huesos. Se ilustran además dos dientes que son atribuídos al pez Saurocephalus pero que hoy día se consideran de espinosaúrido.

 

Misión Foureau–Lamy
fotografía de la Misión Foureau–Lamy junto a retratos de Emile Haug (izquierda) y Fernand Foureau (derecha),
imágenes disponibles de forma libre en Wikipedia

 

     En la misma época, entre 1896 y 1911, el geólogo y paleontólogo francés Léon Pervinquière dirigió a Túnez la primera expedición geológica a esa zona y descubrió diferentes fósiles. Por otro lado y en 1907 fue R. Chudeau quien comunicó el hallazgo de huesos de reptiles en Níger, siendo en 1925 cuando Depéret y Savornin describieron a partir de dos dientes de terópodo la primera especie de dinosaurio establecida en esta región, Megalosaurus saharicus, que hoy día no se considera válida.

     Entre 1910 y 1914 el buscador profesional de fósiles Richard Markgraf (1856-1915) y el paleontólogo alemán Ernst Stromer von Reichenbach (1871-1952) excavaron en la Formación Baharîya del Cretácico Superior (Cenomaniense) del Oasis del mismo nombre, en el desierto al Oeste de Egipto. Buscaban mamíferos primitivos como los hallados por aquel entonces en el Oasis de Fayum pero lo que recuperaron fue un gran número de especies de plantas, invertebrados, peces, tortugas y cocodrilos, así como los especímenes originales de cuatro géneros de dinosaurios: los terópodos Spinosaurus, Carcharodontosaurus y Bahariasaurus y el saurópodo Aegyptosaurus.

 

Ernst Stromer en 1914
Ernst Stromer en 1914,
imágen de dominio público debido a su antiguedad
     
Vértebras de Spinosaurus aegyptiacus encontradas por Stromer
Vértebras de Spinosaurus aegyptiacus encontradas por Stromer,
imágen de dominio público debido a su antiguedad

holotipo de Spinosaurus aegyptiacus
holotipo de Spinosaurus aegyptiacus hakllado por Stromer,
imágen de Jaime A. Headden disponible bajo licencia CC BY 3.0 via Wikimedia Commons

 

     A pesar de los problemas que tuvieron con las autoridades coloniales inglesas (el inicio de la Primera Guerra Mundial hizo sospechosos de espionajes a todos los alemanes, científicos incluídos) consiguieron embarcar el material con destino a Munich para su preparación y estudio científico, aunque la mayor parte sólo cuando finalizó la guerra y los ejemplares llegaron muy deteriorados. Stromer había marchado a Alemania pero Markgraf se quedó en Egipto para intentar seguir desenterrando y enviando piezas, muriendo poco tiempo después debido a su siempre delicada salud. Por su parte Stromer publicó una serie de monografías entre 1914 y 1936 que pasaron desapercibidas debido al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Además todos los restos de dinosaurio del Oásis de Baharîya fueron destruídos durante un ataque aéreo sobre Munich el 24 de Abril de 1944, dejando más preguntas que respuestas sobre estos animales. No fue hasta 1999 cuando un equipo de la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos), dirigido por Joshua B. Smith, regresó en busca de los yacimientos originales de Stromer, recuperando restos de multitud de vertebrados e invertebrados y descubriendo un nuevo dinosaurio saurópodo, Paralititan stromeri.

 

láminas de la obra de George Choubert (1952)
Láminas de la obra de George Choubert de 1952 mostrando fósiles
del Cretácico de Marruecos, entre ellos dientes de dinosaurios

 

     En cuanto a otras regiones del Sáhara los primeros en realizar descubrimientos destacables fueron exploradores e investigadores franceses, que encontraron restos de dinosaurios a partir de 1904 gracias a la ayuda de las entonces autoridades coloniales francesas del Norte y el Oeste de África. George Schuberth recogió fósiles en 1938 al Sur de Taouz (Marruecos) y en 1952 publicó la primera ilustración que muestra dientes de dinosaurio de esta zona. René Lavocat (1909-2007) recorrió entre 1947 y 1950 la formación Kem Kem del Cretácico Superior (Cenomaniense) de Marruecos, descubriendo en 1954 el saurópodo Rebbachisaurus, y entre 1946 y 1959 el religioso Albert-Félix de Lapparent (1905-1975) del Instituto Católico de París dirigió nueve expediciones en busca de más restos. A comienzos de la década de 1960 geólogos de la oficina de la Comisión Francesa de Energía Atómica descubrieron una de las mayores concentraciones de huesos de dinosaurio del Cretácico Inferior en la región de Gadoufaoua (Níger), que fue excavada por equipos del Museo de Historia Natural de París dirigidos por Philippe Taquet. Recogieron 25 toneladas de fósiles y nombraron varios dinosaurios nuevos, como los ornitópodos hervíboros Ouranosaurus y Lurdusaurus.

 

Albert-Félix de Lapparent (1905-1975) 
Albert-Félix de Lapparent (1905-1975)
imágen obtenida aquí
     
Albert-Félix de Lapparent (1905-1975)
antigua ilustración algunos de sus descubrimientos
(falanges de dinosaurio procedentes de Argelia)

 

René Lavocat (1909-2007)
René Lavocat (1909-2007),
imágen disponible bajo la licencia
CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons
     
Philippe Taquet - Espace des sciences - 16-01-2013
Philippe Taquet,
imágen disponible bajo la licencia
CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons

 

     En la década de 1990 Paul Sereno, de la Universidad de Chicago (Estados Unidos), dirigió seis expediciones a los desiertos del Teneré, en el Níger, y del Sáhara de Marruecos, desenterrando nuevos dinosaurios como Suchomimus, Jobaria, Nigersaurus, Deltadromeus y Kryptops, así como el cráneo más completo conocido hasta la fecha de Carcharodontosaurus. La búsqueda de dinosaurios sigue siendo activa en el Sáhara y en el año 2014 Sereno y Nizar Ibrahim han publicado un estudio sobre Spinosaurus basado en un nuevo espécimen de Marruecos en el que proponen que fue un animal con adaptaciones únicas para la natación, algo desconocido en cualquier otro dinosaurio.

 

Paul Sereno en una excavación en Níger en 2010
Paul Sereno excavando en Níger en 2010, imágen disponible
bajo la licencia CC BY 2.0 vía Wikimedia Commons

cráneo de Carcharodontosaurus (SGM-DIN 1)
Cráneo de Carcharodontosaurus (SGM-DIN 1) descubierto por
Paul Sereno en Marruecos, imágen por Ornitholestes
disponible bajo la licencia CC BY 3.0 vía Wikimedia Commons
     
mapa del holotipo de Kryptops tal y como fue hallado
mapa del holotipo de Kryptops tal y como fue hallado en el yacimiento,
imágen obtenida del artículo
Basal abelisaurid and carcharodontosaurid theropods
from the Lower Cretaceous Elrhaz Formation of Niger
,
(Paul C. Sereno y Stephen L. Brusatte, 2008)

 

¿UN SOLO SPINOSAURUS?


     Tras el descubrimiento de Spinosaurus aegyptiacus otros restos semejantes recuperados en Marruecos han recibido nombres diversos que no todos los estudiosos consideran válidos. El mismo Stromer pensaba que algunos de los fósiles desenterrados por él en Egipto presentaban las suficientes diferencias como para considerarlos una especie distinta, a la cual simplemente denominó como Spinosaurus B. El primero en localizar algo similar en los lechos de Kem Kem fue el francés Eric Buffetaut que asignó un maxilar incompleto a Spinosaurus cf. aegyptiacus.

     Posteriormente el paleontólogo canadiense Dale Russell estableció una nueva especie, Spinosaurus maroccanus, basándose para ello en un dentario, una vértebra cervical y el arco neural de una vértebra dorsal recuperados en Tafilalt, en la parte Norte de la región de Kem Kem. En 1996 el mismo Russell utilizó una vértebra cervical recuperada cerca de la ciudad marroquí de Sigilmasa para crear esta vez un género nuevo, Sigilmassasaurus brevicollis, al que posteriormente asignó algunas vértebras más y al que atribuye también los restos de Spinosaurus B.

 

holotipo de Sigilmassasaurus brevicollis
Sigilmassasaurus brevicollis, vértebra cervical en diferentes vistas
imágen disponible bajo la licencia CC BY 4.0 vía Wikimedia Commons

 

     La mayoría de expertos sin embargo han considerado tradicionalmente bastante dudosa la existencia de ese nuevo animal y de hecho Ibrahim y su equipo directamente han afirmado que tanto Spinosaurus maroccanus como Sigilmassasaurus brevicollis son simples sinónimos de Spinosaurus aegyptiacus, aunque sin ofrecer detalles concretos para sustentarlo. La reciente descripción por parte de Serjoscha Evers y sus colaboradores de más restos de Sigilmassasaurus brevicollis ofrece argumentos para considerar cierta de nuevo su existencia y establece que Spinosaurus maroccanus es un sinónimo de dicha especie porque aunque las vértebras de ambos animales muestran ciertas diferencias serían debidas simplemente a que ocupaban distintas posiciones dentro de la columna vertebral. Piensan además que Spinosaurus aegyptiacus es un animal distinto pero que Spinosaurus B es lo bastante parecido como para al menos ser incluido en el mismo género, si acaso bajo una especie distinta.

     Por si todo esto fuera poco otras líneas de investigación han concluido igualmente que la existencia de más de un espinosaúrido en Kem Kem es algo muy real:

  • Richter, Mudroch y Buckley han estudiado dientes aislados y distinguen más de una especia utilizando las variaciones en los pliegues del esmalte y otros detalles
  • Hendrickx y Buffetaut han analizado diversos ejemplares del hueso cuadrado de su cráneo y además de proponer cómo funcionaba su articulación mandibular han establecido dos morfotipos que corresponderían a Spinosaurus aegyptiacus y Sigilmassasaurus brevicollis

     Sin duda serán necesarios nuevos fósiles para aclarar estas cuestiones, aunque una conclusión que cada vez parece más razonables es la de que más de un espinosaúrido deambuló por el Norte de África, quizás representando diferentes especies de un mismo género o incluso géneros distintos.

 

DINOSÁHARA - dinosaurios del Cretácico del Sáhara (dinosauria@dinosahara.com)